Formación para baristas: tipos de café en un bar

22/02/2018 ·
Distribuidores de café

Si hablamos de tipos de café, cada quien tiene su favorito. Ya sea una vez a la semana o a diario, las personas se dirigen a un establecimiento donde la especialidad es el café, podríamos decir entonces que en el día a día de cualquier individuo, esta infusión tiene un importante lugar, por ello, al confeccionar el menú o carta de un bar o cafetería, no se pueden dejar al margen ciertas preparaciones, porque dan cuenta del conocimiento adquirido en el curso barista que el profesional detrás de la barra realizó y también hacen referencia de la calidad de un negocio de hostelería.

Si quieres tener las propuestas clásicas e infaltables en el menú de un bar, este artículo es para ti y si te atreves a innovar un poco más, sumado a la formación para baristas que ofrece Productos del Café, puedes leer aquí algunas alternativas para sorprender a tu clientela.

Índice de contenidos

¿Por qué es necesario dominar y conocer los tipos de café?

Antes que nada, debemos aclarar cuál es el motivo por el que todo buen profesional que haya realizado un curso barista no puede quedar ajeno a los tipos de café que deben servirse en un bar. Y al respecto podemos decir que en la variedad está el buen gusto y que, si en tu carta no hay variables y múltiples opciones para los clientes, puede verse como un signo de falta de conocimiento en la materia, como si aquellas preparaciones que no se incluyen en la carta son las que el barista no sabe preparar, por ejemplo.

Para erradicar cualquier duda en el consumidor acerca de la calidad de tu formación para baristas, lo primero es saber dominar diversas técnicas para elaborar distintos tipos de café y así poder ofrecerlos en el menú.

Conocer los tipos de café además, te brindará mayores herramientas para satisfacer a una clientela más exigente, teniendo en cuenta que los cafés especiales o los cafés gourmet están cada vez más presentes, tratándose éstas de preparaciones en las que prima la creatividad y el toque personal del barista.

Ahora bien, para llegar a esta instancia, primero debes dominar las técnicas básicas y conocer cuáles son esos tipos de café que no puedes dejar de ofrecer en tu negocio.

La tradición: tipos de café en un bar

Si bien hay una variedad difícil de precisar en cuanto a tipos de café, la tradición ha sobrevivido incluso al desembarco de cadenas multinacionales en el mundo de la preparación de esta infusión y por ello, hay tipos de café que nunca pasan de moda y que el cliente siempre elige, estas son cuatro de ellas:

Café solo

El café solo o también conocido como expresso es, probablemente, el más popular en el mundo occidental. Debe sus orígenes a Italia y su nombre guarda relación con el modo en el que se prepara, caracterizada por la rapidez. En concreto, se trata de 30ml de infusión de café, cuyo método de elaboración consiste en pasar agua hirviendo a través de granos molidos de café durante 20 o 25 segundos. Se sirve en vasos o tazas pequeñas.

En esta clase de preparación, la calidad del grano queda en evidencia, porque de ello depende obtener una bebida adecuada incluso a los paladares más exigentes.

Del café solo podemos destacar que se desprenden variables como el café corto, el doble espresso y el americano. Con una buena formación para baristas, preparar café solo o alguna de sus variables es realmente rápido, a la vez que ampliamos el catálogo de bebidas que pueden interesar a tus clientes.

Café cortado

Otro de los tipos de café más reconocidos y demandados en bares y cafeterías, se trata del café cortado, el cual se caracteriza por la preparación típica del café solo, al que se debe añadir un chorro de leche. Esta preparación se sirve también en tazas pequeñas y, en líneas generales, el camarero debe preguntar al cliente si desea la leche natural, fría o caliente, aunque por norma general, este tipo de café se sirve con leche vaporizada, que es la forma en la que se obtiene la suave espuma que recubre esta receta.

Son ejemplos de café cortado: el latte macchiato, cappuccino vienés o café bombón. Claro que estos últimos suelen incorporar otros ingredientes como el reemplazo de leche por crema de leche, crema batida o leche condensada. Sin embargo, en esencia, son café cortado.

Café con leche

Podríamos ver al café con leche como una variante del café cortado, pero lo cierto es que mientras en el cortado la leche sólo es un corte en la predominancia del café, en el segundo caso se trata de una mezcla a partes iguales y una preparación de mayor tamaño, ya que se sirve en taza grande de 200ml, y la mitad se llena con café y la otra con leche.

Además del clásico latte, dentro de esta categoría de tipos de café encontramos el cappuccino clásico, el café moka o el café caramel latte macchiato. En estas últimas preparaciones se incluyen otros ingredientes como cacao o canela en polvo, jarabe de chocolate o caramelo.

Café frío

Aunque usualmente el menú o carta de un bar estaría completa con los tres tipos de café y sus variables antes mencionados, lo cierto es que no podemos ignorar que en la actualidad el café frío está ganando cada vez más terreno. De esta forma, incluir esta alternativa en tu negocio es seguir las tendencias y atender las demandas de la clientela, que cada vez busca más opciones de esta clase.

El café frío puede prepararse de muchas formas, por ejemplo, un café solo preparado caliente al que se le agrega hielo. Una receta de este tipo es el frappé, que consiste en utilizar café instantáneo, el cual debe disolverse en agua caliente. Una vez que se haya diluido bien, se le debe agregar agua fría, hielo, y en algunos casos leche vaporizada. Finalmente, agregar un poco de sirope de caramelo o cacao en polvo y servir estilo cóctel. Esta bebida se sirve bien fría y resulta ideal para los días de verano.

¿Quieres profundizar en las variables de estos tipos de café? En Mundo del café puedes profundizar en la gran variedad de tipos de café existentes.

¿Hablamos de tu negocio?