Consejos para baristas: control de la temperatura del agua

26/06/2018 ·
Distribuidores de café

A veces las cosas más sencillas son las que nos dan mayor placer: una buena película un domingo por la tarde en el sofá de casa, un libro a orillas de tu playa favorita, o simplemente tomarte un café en la cafetería de tu barrio entre los tuyos. Pero para saborear un café exquisito hay que tener en cuenta varios factores: la calidad del café para bares como materia prima, apuesta por un café en grano que sea natural y fresco, de variedad arábica o robusta; la forma en la que sirves el café, es decir, la taza y el valor añadido; la máquina con la que se prepara el café y el mantenimiento de esta; y, por último y no por ello menos importante, el agua, el tipo de agua, la cantidad de agua que se añade en relación al café y la temperatura. De hecho, aunque parezca una minucia, la temperatura del agua del café es clave para que el café en grano que hemos preparado sea inmejorable.

Índice de contenidos

Por qué es importante controlar la temperatura del agua

La temperatura del agua del café afecta al sabor y al aroma del café que servimos y es por eso por lo que se debe controlar. El café para bares debe ser elaborado a una temperatura de 90 grados centígrados, es decir, si el agua está por debajo de esta cifra no lograremos un café con todos sus componentes, y si está por encima, por ejemplo, en 95 grados centígrados, obtendremos una mayor extracción de los componentes del café y como resultado el café será más amargo de lo deseado. Así pues, con una temperatura del agua de 90 grados centígrados tendremos un café en su punto: con un aroma y un sabor que logrará satisfacer hasta el paladar más exquisito.  

Controlar la temperatura del agua es crucial para los cafés para cafeterías, pues son cafés diferenciados por su aroma y sabor. Ya sean más intensos, amargos, dulces, cítricos o florales, la única forma de que estos cafés distinguidos mantengan su esencia es controlando la temperatura del agua, para evitar que sean más ásperos, toscos o amargos de la cuenta.

Imprescindibles para obtener un buen café: maquinaria adecuada y buen funcionamiento

Para controlar la temperatura del agua es imprescindible tener los medios para ello. Por eso el café para bares necesita de una maquinaria apropiada y de un frecuente mantenimiento de esta. Es por esto mismo por lo que la maquinaria de café, es decir todas las cafeteras y equipos con los que preparar café en grano, ha evolucionado tanto con el paso de los años y por lo que cada año aparecen nuevas cafeteras en el mercado prometiendo el sabor y aroma más intenso. Ahora las cafeteras cuentan con bombas que permiten controlar la temperatura del agua, para que así el café para cafeterías sea excelente y se pueda hacer de forma rápida y sencilla.

El sistema por goteo de muchas cafeteras también contribuye al control de la temperatura, ya que los baristas necesitan de una maquinaria funcional que les ponga las cosas fáciles: y puedan preparar tantos cafés como sea necesario sin hacer esperar a los clientes.

Pero una buena máquina de café o cafetera no es nada sin un buen mantenimiento. Hoy en día, las máquinas de hacer café para bares cuentan con varios sistemas que permiten controlar la temperatura del agua para conseguir el mejor café, y es imprescindible mantener la cafetera en estado perfecto para que así estos sistemas, y cualquier funcionalidad de las cafeteras, funcionen lo mejor posible y nos ofrezcan los mejores resultados: el mejor café.

Hay equipos para hacer cafés simples, en los que la forma de calentar el agua es sencilla y la capacidad de controlar la temperatura del agua es, en cierto modo, más limitada; y hay equipos más complejos que permiten elaborar café para bares con sistemas independientes y termostatos que consiguen y mantienen la temperatura para que el café consiga extraer todos sus componentes y esté en su punto. En cualquier caso, sean equipos simples o complejos, hay que calibrar y mantener limpia la maquinaria con la que se elabore el café para tener garantizado su buen funcionamiento.

En Productos del Café ofrecemos maquinaría específica para baristas pues contamos con los mejores servicios de café para hostelería, así como recomendaciones y consejos para el mantenimiento de tus máquinas y molinos.

Formación para baristas y dedicación: cómo aprender a preparar los mejores cafés

Detrás de un buen café hay un buen barista, porque lo cierto es que, aunque contemos con café en grano o con una buena maquinaria para hacer café, falta lo imprescindible: la persona que está detrás de su elaboración.

Al igual que con la mayoría de profesiones, puede haber cierta vocación detrás de un buen barista; pero hace falta tener una buena formación para baristas para ofrecer el mejor café. La mejor opción es hacer un curso barista en los que aprender cómo sacar el máximo jugo a cada componente del café según las características de cada tipo. En Productos del Café ofrecemos formación para baristas específica para mejorar la técnica en la elaboración del café. Los cursos son módulos especializados y están hechos a medida para que los baristas aprendan los entresijos del mundo del café de la mano de los más expertos. Además de los diferentes cursos barista hay otros cursos como el curso recetas, el curso parámetros espresso, el curso cata o el curso latte art.

En estos cursos para baristas el profesional aprenderá más acerca de las diferencias físicas y químicas del café, los diferentes procesos que tienen lugar en la elaboración del café, el reconocimiento de los distintos sabores, el mantenimiento de la maquinaria y cómo realizar una puesta en marcha del equipo correcta, cómo tratar la leche de forma correcta, y por supuesto, muchos más detalles del café en grano.

Si eres un barista que quiere saber más sobre la temperatura del agua o mejorar la técnica de hacer café para bares, estas formaciones son sin duda una buena forma de hacerlo. ¿Quieres descubrir más acerca de la obtención del sabor en los cafés? En The Perfect Daily Grind te enseñan la parte más científica del café en su elaboración.

¿Hablamos de tu negocio?